Dias de mar y gloria: cala Banyalbufar

Mallorqueando🌴

Gloria es pasar unos días en el mar, pero no en cualquier mar, sino en EL mar. El Mediterráneo es para muchos una forma de vida. Ligado inevitablemente no sólo a nuestro país, sino también a nuestra cultura. Es el adjetivo que caracteriza nuestra gastronomía. Es el adjetivo que atrae a nuestros visitantes por su clima, paisajes naturales y por su dieta. Esta dieta mediterránea, los paisajes y el clima se magnifican en la isla de Mallorca. Concretamente hoy os acercamos a Banyalbufar. De los mil lugares paradisiacos que nos regala la isla, éste es uno de nuestros favoritos.

¿Donde está?

La cala Banyalbufar se encuentra a 17 km de Valdemossa, en la costa oeste de Mallorca, situada en los límites de la sierra de la Tramuntana y con bellísimas vistas a la misma. Es una zona adecuada para hacer submarinismo, ciclismo, caminar y observar la fauna y flora marina.

¿Cómo llegar?

Como en la mayoría de los accesos a las playas y calas en la isla, es necesario caminar entre la naturaleza para llegar al mar después de estacionar en los lugares habilitados. Se puede llegar a Banyalbufar pueblo en autobús desde Palma y otros pueblos de la sierra, aunque en coche se tarda menos tiempo y te acercas más a la cala. Desde el pueblo a la cala habría que caminar una media hora.

¿Qué esperar?

La zona de Banyalbufar en muy popular entre los deportistas, sobre todo entre caminantes y ciclistas en busca de un paisaje ligeramente montañoso. Nada más atravesar la vegetación del camino que conduce a la cala, el azul intenso quita la respiración. A esta primera impresión, le podéis añadir el paisaje propio de la sierra de la Tramuntana y la fauna de la zona. Quizá tengáis la suerte que tuvimos nosotros de ver un rebaño de cabras salvajes comer hierba en la sierra que bordea la costa, lo cual es bastante común cuando no es temporada alta. La cala es de roca, por lo id preparados con sandalia cerrada.

¿Qué hacer?

Sobre todo disfrutar del paisaje, el tiempo, el sol, el mar y la paz que se respira en estos lugares. Además, la gastronomía de la zona es excelente ya que una escapada sin buen comer no es lo mismo.

  • Pueblos cercanos como Deiá o la maravillosa Valldemossa tiene restaurantes mallorquines tradicionales muy recomendables. Uno de nuestros últimos descubrimientos es Can Costa, un antiguo molino que mantiene la estética y el mobiliario original en Carretera Valldemossa. Los fines de semana es recomendable reservar. El restaurante Troya en Valldemossa está en el famoso mirador de la villa, con vistas maravillosas desde la terraza al pueblo y la Tramuntana y tiene comida similar a la turca. Está abierto solo en temporada.
  • Esporles. Es un pueblo cercano en el que hay un museo, La Granja, donde podrás conocer la historia y vida de los “payeses” (agricultores y gente de campo). En el museo también hay un restaurante. Os recomendamos llamar al museo antes de visitarlo ya que suelen cambiar el horario

Esperamos que os guste nuestra propuesta. Esperamos vuestros comentarios 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para cumplir con la nueva Ley de Protección de Datos (Reglamento General de Protección de Datos 679/2016) y que tus datos estén a salvo, debes leer y aceptar la política de privacidad. Tus datos serán guardados en un software externo que también la normativa RGPD.