Parque Natural Moncayo. Todos los derechos reservados Fly and Grow

Ascensión a Peñas de Herrera. Parque Natural del Moncayo

Aragón Escapadas España 🚗

La cara más conocida del Moncayo es sin duda su cumbre y la parte de Agramonte. Apuesto a que conoces a mucha gente que lo haya hecho o incluso tú mismo eres uno de ellos. Si llevas un tiempo con nosotros, ya habrás intuido que no te vamos a descubrir nada que conozcas, o al menos siempre lo intentamos. Si acabas de llegar, acostúmbrate a descubrir sitios especiales de la mano de los que más saben. En este caso contamos con la guía del tío Juan, montañero en general y amante del Moncayo en particular, pero sobre todo familia de Fly and Grow. Ya sabéis, que la cabra tira al monte, y tira bastante fuerte, por cierto. Si te quedas con nosotros descubrirás un paisaje que parecía dibujado por manos expertas, pero que al contrario no tenía nada de humano, sino que era la simple expresión de la naturaleza. Quédate, por que así la próxima vez que oigas hablar del Moncayo, pensarás de forma diferente. Quédate, por que como dijo George Harrison, “todos deberíamos sentirnos a menudo abrumados por la naturaleza” y en Peñas de Herrera lo harás.

Peñas de Herrera

Las Peñas de Herrera son una formación rocosa, en forma de peñas que se ven casi desde cualquier parte de la comarca. Son los picos que están al lado del “monje tumbado” al que se asemeja la cordillera del Moncayo. De frente, parece una falda que puedes subir sin dificultad. Sin embargo, conforme vas rodeando las formaciones, ves que efectivamente son cuatro las peñas que componen esta formación.

Si te interesa hacer esta ruta, recuerda contactar con uno de los refugios del Moncayo para consultar la meteorología. También puede contactar con nosotros si tienes alguna pregunta o sugerencia.

Aparcamiento

El coche se aparca en un lugar preparado para ello, a los pies de las peñas. Se llega desde Alcalá de Moncayo, cogiendo un desvío de arena que aparece al finalizar el pueblo.

Peñas Herrera propiedad de Fly and Grow
Vista de las peñas desde la carretera. Al estar de frente parece un solo montículo.

Ruta

La mejor forma para subir a las peñas es rodearlas por detrás. Por el camino vas a disfrutar de los cambios que se van descubriendo en las peñas: grietas, juntas y separaciones que antes no existían.

Peñas Herrera propiedad de Fly and Grow
Peñas de Herrera desde el lateral, distinguiéndose ya cuatro peñas diferentes.

Justo al acabar el barranco, una mañana de primavera nos encontramos este panorama. Elementos naturales ajenos a la huella humana que, juntos, han formado este paisaje: arbustos resistentes al frío, la primera nieve de la mañana, pinos de montaña y prado sorprendentemente verde.

Peñas Herrera propiedad de Fly and Grow
Prado al acabar el barrando esculpido de blanco (nieve) y verde (arbustos y pinar de monte)

Al atravesar este prado las vistas son inmejorables. Todavía en la parte aragonesa del Moncayo, pero divisando la parte soriana, entre otros el barranco de Valdeplata.

Vistas del Moncayo propiedad de Fly and Grow
Vistas desde el prado a otra parte del Parque Natural del Moncayo

Sigue caminando, porque todavía no hemos llegado. El camino es bastante intuitivo. No obstante, al llegar bajo la primera peña, conocida como “El castillo”, tienes que buscar la forma de subir, lo cual no es complicado. En lo alto esta peña hay un aljibe, que algunos dicen que los ganaderos usaban para almacenar agua de lluvia.

Peñas Herrera propiedad de Fly and Grow
Camino que lleva a la primera peña de Herrera “el castillo”

La siguiente peña es la más interesante. Tiene una cueva, en la que puedes refugiarte del viento y el fresco que hay incluso en los meses de verano en esta zona. Para subir a la peña, tiene que escalar por una pequeña grieta en la que algún amable montañero ha colocado una cuerda de escalada anclada en varios puntos para facilitar el ascenso.

Peñas Herrera propiedad de Fly and Grow
Foto desde la cueva de la segunda peña donde se aprecia “el castillo”

Las otras dos peñas, son igualmente accesibles, si buscas la forma de subir.

El camino de vuelta tiene tres variantes.

– Puedes volver por donde has venido, dando la vuelta a las peñas y bajando por el barranco, con lo cual la dificultad será la misma. Ida y vuelta te llevará cuatro horas caminando.

– Puedes atravesar la maleza y el pedregal en línea recta, pero sólo si cuentas con calzado de caña alta y duro, ya que el terreno es muy árido.

– La opción más apetecible para pasar un día de montaña es esta. Desde la primera peña, hay una pista en muy buen estado y suave que baja al pueblo de Talamantes. Esta población que se ve desde lo alto de las peñas pero no desde el barranco, ya que está al otro lado. Aquí unos buenos amigos o el restaurante del pueblo te prepararán una comida riquísima casera con la que reponer fuerzas. Si quieres hacer este itinerario, necesitas un amigo muy amable que te vaya a buscar luego y te acerque a tu coche o dejar tú mismo un coche allí el día anterior para poder llegar al aparcamiento de partida.

Es una de las zonas favoritas de nuestro experto guía, y desde ahora también de nosotros. Los paisajes de los que puedes disfrutar son maravillosos. El viento fuerte en la cara te enfría y te renueva la piel, los pensamientos, el aire de tus pulmones. Respira, por que no hay nada más importante que respirar con consciencia. Agradece lo que puedes disfrutar, y deja ir los malos pensamientos. En la montaña, todo esto es posible. En el Moncayo todo es alcanzable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *