Sa Trapa y la Isla de Sa Dragonera

Mallorqueando🌴

Cuando vives en Mallorca te acostumbras a oir ciertas palabras y artículos repetidos, que se te van quedando en el cajón mallorquín de tu memoria. Una de las cosas a las que te acostumbras es a decir “sa” en vez de “la” al hablar de ciudades, parques naturales, restaurantes o pastelerías. Es el caso de Sa Trapa o La Trapa. Nuestra ruta de domingo de enero fue un gran descubrimiento. Desde Sant Elm nos dirigimos a Sa Trapa, un antiguo monasterio en el que unos monjes franceses sólo pasaron catorce años. Lo que nos llamó la atención son las vistas de la isla de Sa Dragonera desde el asentamiento de Sa Trapa. Es un lugar increíblemente bonito que además vas descubriendo a golpes, lo que lo hace más bonito aún. La ruta es de dificultad media, con una variante que la puede hacer fácil. Si te apetece conocer esta ruta con nosotros ya sabes, sigue leyendo.

Sant Elm es un pueblo de vacaciones, en el que durante el invierno no tiene mucha vida. No obstante no faltan uno o dos bares abiertos para tomar algo (precio turista) y su atardecer es uno de los más bonitos de la isla. Como guinda del pastel a esta maravillosa ruta, os enseñamos al final del artículo un atardecer de película en Sant Elm

Uno de los islotes que forman el archipiélago de Sa Dragonera al fondo y detalle de ola rompiendo en el muelle de San Elm o San Telmo

Aquí es donde empieza nuestra ruta, en Sant Elm, en el interior del pueblo, una ruta muy fácil de seguir con un total de 8 km: 1 hora caminando de ida y 1h y media de vuelta.

Cómo llegar a Sant Elm
La forma más rápida es llegar en coche, pero no es la única. Los autobuses interurbanos de Mallorca (TIB) unen Palma y otras localidades con Sant Elm. Al tratarse de una ruta circular, es posible realizarla aunque no tengas vehículo.
Camino de subida y vistas al mar desde uno de los puntos más altos de la ruta

 

El recorrido caminando empieza en la avenida La Trapa, la cual comienza con unos metros de cemento para después convertirse en pista. Las indicaciones son tan sencillas como seguir el camino sin desviarse, ya que no hay bifurcaciones, y seguir las señales hacia Sa Trapa. El camino, al principio plano pasa una gran finca, para después comenzar a ascender la montaña y tener vistas preciosas del mar y de Sant Elm.

En un momento pareces llegar a la cumbre del mundo, ya que la final del camino, entre rocas, solo se ve cielo.

Claudio “in the top of the world”, camino que parece cortarse de golpe y cielo al fondo

Tras caminar unos metros, aparece la imponente isla de Sa Dragonera, en realidad pequeña para la impresión que sientes al descubrirla de golpe. Al fondo del valle también se ve La Trapa, una serie de construcciones ahora sin utilizar con vistas a La Dragonera.

Almendros en flor y algunas construcciones son la decoración de la única calle del asentamiento de la Trapa.

Almendros en flor en enero. Asentamiento de la Trapa
Vista del molino de La Trapa en un alto, y la isla de la Dragonera de fondo
La zona de La Trapa es un espacio protegido, el cual está siendo reforestado por lo que está prohibido salirse de los caminos marcados. Recuerda siempre respetar la naturaleza allá donde vayas.  

El camino de vuelta es totalmente diferente. Antes de bajar a las edificaciones de La Trapa, el camino se bifurcaba a la izquierda. Esta ruta baja la roca hacia el mar. En esta parte hay que tener cuidado ya que, aunque el camino se intuye, no existe como tal una senda, sino que hay que bajar por la roca por el lugar más accesible. Las vistas que vas a disfrutar durante este bajada son increíbles. La Dragonera va apareciendo en medio del mar, y bajo tus pies, a varios cientos de metros de altitud se extiende un pinar que parece inmenso y crea una estampa de mar y montaña preciosa.

Tras acabar de bajar la roca, aparece un camino entre el pinar, que, siguiendo las marcas rojas te llevarán al principio del camino en el que ha empezado la ruta desde Sant Elm. Veréis la casa con las pintadas extrañas, en ese momento no sigáis ni hacia arriba (lleva al mismo sitio de donde venimos) ni hacia Sant Elm, que es lo que marca la ruta GPS, En este momento llega una de las mejores cosas de la ruta. Cogiendo el camino del medio, y esta vez cruzando el pinar intuitivamente guiados por el sonido del mar, se llega a una pequeña explanada que da al mar, en la que una senda a la izquierda te lleva hasta la pequeña y familiar cala de en Basset.

Aunque sea verano nunca hay mucha gente, aunque hay que decir que hacer esta ruta en verano no es nada recomendable por las altas temperaturas, pero cala de en Basset una cala muy bonita a la que ir andando desde Sant Elm.

Ruta de dificultad baja
Para hacer la ruta fácil en vez de media, lo único que debes hacer es volver de Sa Trapa por el mismo camino por el que has subido. Bajaras la montaña, pasaras la finca y al llega a la casa con las pintadas, puede coger el camino para ir a la cala, ya que no es de gran dificultad.

De vuelta a Sant Elm, subimos a la torre después de unos 40 minutos caminando entre roca y arbusto. La ruta está señalizada desde el pueblo, después debéis seguir las marcas rojas. El camino no está muy bien señalizado.

Vistas desde la ruta hacia la torre de Sant Elm
Vistas de la torre durante la subida

Para nuestras rutas siempre utilizamos la app de wikiloc. Aquí os dejamos la ruta descargable para Google Hearth y disponible sin conexión, aunque la cobertura no se pierde en la zona. Para descargar las rutas hace falta registrarse, la verdad es que a nosotros nos ha salvado de algún que otro despiste. Esperamos que hayáis disfrutado de la ruta y que os sea de utilidad la información. Si así es, cuéntanoslo en un comentario. ¡A caminar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *