¿Viajar dos veces al mes?

Life Style

¡¡SI!! Es posible viajar dos veces al mes. Interesante afirmación, ¿verdad? No estamos locos. No somos ricos. Si, trabajamos y además estudiamos. Es una idea que os queremos transmitir en nuestro primer post. ¿Nos lees?

Algunos diréis… vale, pero ¿qué entienden estos dos por viajar? Pues bien, desde una escapada de dos días al destino que primero pilléis en vuestro aeropuerto más cercano, a un mini “roadtrip” circular, a una escapada de un día a la montaña o a la playa. ¿¿Que eso no es viajar?? ¡Todo lo que satisfaga vuestro ansia curioso y os permita descubrir cosas nuevas y desconectar lo es! Como también lo son vuestras largas vacaciones anuales, ¡por supuesto!

Esta valiosa lección nos la enseñó nuestra querida, Londres y desde entonces, no hemos podido parar de ponerla en práctica. Está claro que una gran ciudad te da la oportunidad de viajar a cualquier parte del mundo prácticamente en el momento que a ti más te convenga, ya que las opciones son inmensas y sorprendentemente económicas, al contrario de lo que mucha gente piensa de la gran ciudad. La cuestión es tener ganas y no conformarnos con las opciones tradicionales y destinos más turísticos. Aquí os dejamos varias ideas que os ayudaran a planear escapaditas más o menos largas y con o sin compañía.

  • Buscadores de vuelos ¿dónde voy?

¿Tenéis un finde libre? ¿puente? ¡Enhorabuena! Los buscadores de vuelos tienen la opción de seleccionar como punto de partida un país (España, por ejemplo) y como destino “indiferente” o “cualquiera”. ¡Seguro que vuestro aeropuerto más cercano se encuentra entre alguna de las primeras ofertas! Además, estos destinos suelen ser menos elegidos por otros viajeros, así que os ahorrareis las aglomeraciones turísticas y algún que otro euro. Si no soléis hacer esto os sorprenderá ver vuelos de ida y vuelta a 16, 22 o 40 euros. ¡Haced la prueba! Skyscanner es nuestro favorito. Si encontráis un destino en el que estéis especialmente interesados, la web permite crear alertas de precios. ¡Más fácil imposible!

  • ¿Invierno? ¿verano?

Los destinos de verano son los nuevos destinos de invierno, ¡y viceversa! Descubrirás tradiciones desconocidas para los clásicos turistas, la vida local, excepcional gastronomía de temporada y por menos dinero de lo que imaginas pasaréis algún día lejos de la rutina. ¿Menorca en febrero? Nosotros ya hemos dicho: ¡¡SI!!

  • Alojamientos rurales o particulares

Lejos quedó la época en la que alojarse en un hotel era la única opción a la hora de viajar. Campings, albergues de montaña, hostales, habitaciones en casas particulares, couchsurfing, apartamentos vacacionales… Todas estas opciones son muy económicas (e incluso gratuitas) comparadas con los alojamientos tradicionales. Además existe el valor añadido de poder conocer a otros viajeros y así compartir experiencias y consejos, y quien sabe, hacer amigos. Nuestro comparador preferido de alojamientos es Hundredrooms ya que en una sola web se comparan más de cien webs vacacionales.

  • ¿Viajar en autobús?

Qué pereza… o no. Viajar el autobús es una forma sorprendentemente barata de viajar al extranjero. Esta es una opción especialmente interesante en Londres, donde por precios desde 5 libras puedes viajar a Escocia, Gales, Bruselas, Amsterdam, París… y en menos tiempo de lo que te imaginas! El Eurotunel es una pasada, sólo tienes que encontrar el autobús que escoge esa opción en vez de el ferry, y en menos de 4 horas te encontrarás en territorio Francés, al otro lado del Canal de la Mancha. Algunas de las compañías que operan de esta forma son National Express, Eurolines, Alsa o Flixbus. Algunas tienen más ventajas que otras, ya os iremos contando. La opción más cara es el tren Eurostar, que conecta Londres con París en algo más de 2 horas. En España el viaje largo en autobús está claramente superado por el viaje en tren, ya que ahorra mucho tiempo pero también aumenta el presupuesto. No obstante, con la nueva política de Renfe, lo precios de los trenes no son fijos, sino que van cambiando (estilo los billetes de avión) por lo que si se reserva con suficiente tiempo el precio del billete de tren puede ser realmente económico.

  • ¡¡Quiero escaparme!!

Si un sábado te despiertas, sientes que no tienes nada que hacer, y sólo te apetece escaparte, sin destino concreto… Coge el coche y carretera y manta. ¿Conoces tu provincia? ¿tu comunidad autónoma? Seguro que hay rincones espectaculares que siempre has querido conocer y nunca has tenido tiempo, ganas u oportunidad. En un día o dos tienes tiempo de conocer tantos lugares como quieras y estar de vuelta a tiempo en casa a la hora de la cena de domingo. ¿No tienes coche? Opta por el bus o el tren. Cuando se trata de trayectos cortos la diferencia en el precio y duración no es demasiada. Los trenes regionales siempre son económicos, y te acercan a zonas rurales o a ciudades cercanas donde quizá viva un amigo tuyo o simplemente te apetezca visitar. Desde las grandes ciudades hay muchísimas opciones de hacer una escapadita maravillosa simplemente cogiendo un autobús o el tren cercanías. Os aseguramos que estas escapadas espontáneas son increíblemente revitalizantes. Respira aire fresco, admira paisajes de montaña, visita museos o simplemente piérdete en un lugar diferente. En webs tipos Grupon suele haber alguna oferta de actividades muy chulas y diferentes por poco dinero que podéis comprar en el día y dirigios para allá en coche o autobús.

En post siguientes os iremos contando algunas de nuestras experiencias en este tipo de viajes. ¿Qué opinas? ¿Eres este tipo de viajero? ¿Te animas? ¿Te hemos convencido? ¡Deja un comentario y cuéntanos!

1 thought on “¿Viajar dos veces al mes?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *